amor, relaciones de pareja

4 problemas que pueden afectar a una relación

Hay problemas en la vida de las personas que, aunque no tengan conexión directa con la relación de pareja, pueden afectarla seriamente y hacerla peligrar. Son situaciones complicadas que, si los miembros de la pareja no las saben manejar, pueden acabar con el amor, la convivencia y con todo un proyecto de vida en común. A continuación, os explicamos qué 4 problemas pueden afectar a una relación de forma más frecuente:

problemas de pareja

  • El trabajo. La estabilidad laboral es un factor muy importante a la hora de consolidar una relación de pareja y que ésta vaya en buen rumbo. Si uno de los dos miembros de la pareja pierde el trabajo o no tiene ninguno, este hecho puede provocar roces e incomprensión. Puede provocar riñas porque el miembro que no tiene trabajo sienta celos del que lo tiene o porque el miembro que trabaja reproche al otro no tener ingresos o no contribuir de la misma forma a la economía común. Ante esto, la mejor opción es charlar tranquilamente ante el menor atisbo de conflicto y, si la situación planteada es la pérdida del puesto de trabajo, colaborar entre los dos para buscar un trabajo nuevo y satisfactorio.
  • Los problemas económicos. Este problema viene derivado en muchas ocasiones del anterior, por lo que están muy relacionados. Ante los problemas económicos, hay que tener la cabeza fría, tomar decisiones consensuadas, no hacerse reproches mutuos e intentar no sucumbir ni a la ansiedad ni al estrés.
  • La rutina. Muchas veces se subestima pero la rutina puede matar el amor y el sexo en una pareja. Para evitar la rutina, haced planes nuevos en común y trata de sorprender a tu pareja con frases bonitas, frases de amor. Tratad también de hacer nuevos amigos y conocer lugares nuevos. En el sexo, experimentad con prácticas que no hayáis intentado hasta el momento. ¡Todo con tal de recuperar el romance!
  • El estrés.  Puede tener muchas causas pero si es crónico o se manifiesta de forma muy virulenta, lo mejor es acudir a un especialista y hacerlo en pareja, aunque sea sólo uno de los miembros de la relación el afectado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *