relaciones de pareja, sexo

Cómo ligar con tu profesor

Rate this post

Que te guste tu profesor no es un asunto poco habitual. La fascinación de una alumna o alumno por su profesor es tan vieja como la propia enseñanza. Puedes sentirte atraíd@ por su experiencia, su porte, elegancia, sentido del humor, conocimientos o, simplemente, por su físico.

En particular, casos de alumnas a quienes les gusta su profesor e incluso están enamoradas de él hay muchos. Pero no es fácil que este deseo pase de lo platónico a convertirse en realidad. Hay alumnas que han llegado a ligar con su profesor, mantener una relación estable con él y casarse con el paso de los años pero no es nada sencillo. Para empezar, si realmente te gusta tu profesor, debes centrarte en cómo atraer su atención y conseguir seducirle. En este artículo de Agregame te vamos a enseñar cómo hacerlo siguiendo una serie de pasos.

Indaga sobre tu profesor 

En  primer lugar, lo más importante es que averigües más cosas sobre ese profesor que tanto te gusta. ¿Está soltero o casado? ¿Tiene hijos? Las respuestas a estas preguntas incidirán en la dificultad mayor o menor de ligar con él. Si está casado, probablemente lleve en el dedo anular de su mano izquierda el anillo de compromiso. También es posible que esté divorciado, separado o viudo.

Puedes preguntar discretamente sobre él a otros alumnos que le conozcan mejor, colegas o vecinos del profesor con los que tengas alguna confianza, si tienes la oportunidad.

Por otra parte, hoy en día, las redes sociales son una fuente indispensable de información sobre cualquier persona. Trata de saber si tiene cuentas en las principales redes sociales. Si es así, quizá puedas obtener de ellas información útil sobre su orientación sexual, gustos y preferencias.

¿Merece la pena correr el riesgo? 

Antes de iniciar una estrategia de seducción y emplear todos tus recursos para ligar con tu profesor, debes plantearte las posibilidades, riesgos y beneficios de esta acción. Hay universidades que tienen políticas muy estrictas en lo relativo a las relaciones íntimas entre profesores y alumnos. Si llegaras a ligar con tu profesor y sois descubiertos en un centro muy restrictivo, puedes arriesgarte a tu expulsión, así como a la de tu profesor.

Por otra parte, que el centro tenga una política restrictiva también puede influir en la actitud de tu profesor. El miedo a las consecuencias puede ser para él una barrera demasiado elevada a la hora de plantearse una relación con una alumna, aunque se sienta poderosamente atraído por ella.

Ligar con tu profesión puede ser algo muy excitante, satisfactorio y te  puede proporcionar felicidad transitoria pero ¿merece realmente la pena correr el riesgo? Plantéatelo seriamente, pues tu futuro académico está en juego. Si, aún así, quieres seguir adelante, continúa leyendo pues ha llegado el momento de plantear una estrategia de aproximación ara que tu profe caiga rendido a tus encantos.

La actitud en clase 

En  primer lugar, para conseguir que tu profesor se fije en ti, debes cuidar mucho tu aspecto a la hora de ir a sus clases. Usa prendas que realcen tus encantos aunque no te pases, recuerda que estás yendo a aprender y a estudiar, no a una fiesta. Busca un aspecto intelectual, profesional pero atractivo.

En lo que respecta a la actitud activa en el aula, intenta sentarte en lugares próximos a la tarima, para que seas bien visible por parte de tu profesor. Fija  tu mirada en él durante las explicaciones pero sin que sea demasiado evidente  y pregunta cuando tengas ocasión (pero preguntas que tengan sentido, eso sí). Además, es importante que con cierta frecuencia te acerques a él y le preguntes al acabar la clase, sonriendo y con una actitud amable, atenta y educada. Has de ayudarte de tu lenguaje corporal, del que hemos hablado muchas veces en este blog, para conseguir que se fije en ti y te mire.

Por otra parte, todos los profesores tienen un horario de tutorías para resolver dudas. Es una ocasión perfecta para hablar a solas y con cierta tranquilidad. Utiliza también aquí el lenguaje no verbal, coquetea de  forma sutil y demuestra interés por la asignatura y el conocimiento.

Temas no académicos 

Ten en cuenta que esta estrategia llevará su tiempo pero, si vas siempre a sus clases, sigues los consejos anteriores y lo complementas tratando de cruzarte con él “por casualidad” siempre que puedas, estarás forjando una relación y, sin duda, no le serás indiferente.

Con el paso de las semanas ya estarás en condiciones de empezar a hablar con él de temas no académicos. Podrás empezar a abordar temas personales. Con todo esto, prestando atención al lenguaje no verbal, ya estarás en condiciones de saber si tu profesor muestra interés por ti. Si se sonroja o sonríe ante tus indirectas, si no evita en ningún momento vuestras conversaciones y encuentros casuales, si siempre tiene tiempo para ti y se muestra mu amigable, vas por el buen camino.

Para terminar, recuerda que ligar con tu profesor es un tema delicado por lo que tendrás que armarte de paciencia y esperar a que, en el momento adecuado, él llegue a definirse y deje la puerta abierta a una final aproximación física.

Te deseamos mucha suerte en tu estrategia para ligar para tu profesor. Precaución, perseverancia, interés y mucha interacción te serán muy útiles para llegar a  tener el éxito final. ¿Estás ya preparad@ para el nuevo curso?

Deja un comentario