amor, relaciones de pareja

Consejos para evitar en pareja el síndrome postvacacional

Para muchos, las vacaciones de verano tocan a su fin. Tras disfrutar en pareja en la playa, en un camping o en la montaña durante varias semanas, el temido momento del regreso ha llegado y, con él, la amenaza del conocido como «síndrome postvacacional«. Aunque este síndrome no es considerado como una enfermedad, lo sufren casi la mitad de los españoles y puede afectar gravemente a la vida familiar y personal.

En Agregame queremos ayudaros a combatir el malestar tanto físico como psíquico asociado a la vuelta a la vida y rutina diarias y, sobre todo, que no afecte a vuestra relación sentimental.  Para que el regreso a casa no degenere en crisis de pareja, he aquí varios consejos:

  1.  Si te sientes deprimido, irascible, desubicado o con falta de energía, comparte estos sentimientos con tu pareja. Quizá él o ella se sienta igual (en cuyo caso la mejor opción será, si los síntomas persisten en el tiempo, acudir a un profesional) pero seguramente pueda confortarte con su compañía, comprensión y diálogo.
  2. Aplaza cualquier decisión importante sobre tu trabajo o relación. Si estás alterado/a por el síndrome postvacacional, es mejor esperar a introducir cambios a más adelante pues tu estado actual te llevará a ver las cosas más negras y más complicadas de lo que son realmente.
  3. Toma tiempo para reflexionar. La calma y la meditación serán buenas herramientas para recuperar el «norte» y no sentirte sobrepasado/a por los acontecimientos y el vertiginoso regreso a la realidad cotidiana. Tu pareja deberá entender esta necesidad de reflexión y ayudarte a buscar tu tiempo.
  4. Haz deporte en pareja. Hacer deporte servirá para liberar la mente del estrés al concentrarse en la realización del ejercicio físico. Y si corres, juegas al tenis, haces natación o cualquier otro deporte en compañía de tu chico o chica, estrecharás más lazos en tu relación.
  5. No olvides los pequeños placeres. Para que la vuelta a las responsabilidades no sea tan traumática, es importante que valores más que nunca tu tiempo de ocio y los pequeños placeres que ofrece la vida. Cenar en ese restaurante que tanto os gusta, una tarde de piscina, una escapada al campo…
  6. Practica el sexo. El sexo con tu pareja es otra privilegiada forma de liberar estrés y proporcionarte un placer que necesitarás para afrontar la «cuesta de septiembre» y las exigencias del regreso a casa.

Deja un comentario