buscar pareja, sexo

¿Por qué a las chicas les gustan los chicos malos?

1 (20%) 1 vote

Los “chicos malos” siempre han sido los más populares de la clase. E incluso han inspirado al cine y a la literatura. Es un hecho que a muchas chicas les gustan los chicos malos, se sienten poderosamente atraídas por ellos pero ¿sabéis cuáles son las razones? En este artículo de Agregame vamos a hablaros sobre los chicos malos y por qué tienen tanto éxito con las chicas.

Lo que dice la ciencia de los chicos malos 

Los chicos malos tienen tanta influencia en nuestra sociedad que hasta la ciencia se ha dedicado a estudiar las razones de su popularidad y de su éxito relacional y sexual con las mujeres. Según un estudio realizado por un grupo de investigadores de diversas universidades europeas, como Liverpool, la atracción por este tipo de sujetos se debe, principalmente, a que parecen personas con personalidad fuerte, seguros de sí mismos y físicamente atractivos. Muchas mujeres asocian estos rasgos “viriles” con tener hijos sanos y se sienten irremediablemente atraídas. Y aún hay más, las conclusiones de esta investigación aseguraron que los chicos malos más narcisistas son  los que ligan más.

Además, otro estudio realizado en esta ocasión por investigadores españoles del Clínic de Barcelona concluyó que las personalidades denominadas “extremas” podrían tener más éxito para procrearse y evolucionar, resultados que van en la misma línea que el estudio anterior. Según este trabajo, los hombres con rasgos obsesivo-compulsivos son los que tienen relaciones más duraderas con mujeres mientras que ser antisocial también es un rasgo que suma enteros para ligar. Este trabajo fue realizado entre cerca de 1.000 pacientes del Hospital Clínic de edades comprendidas entre los 16 y 67 años, con personalidades muy distintas.

 

Los más protectores 

Uno de los rasgos que más influye en el gran atractivo de los chicos malos es que son fuertes y varoniles, y las mujeres les ven como grandes protectores, que saben desenvolverse en todos los aspectos de la vida. La emoción de lo prohibido, la atracción hacia el lado oscuro y desconocido también explican el éxito de los chicos malos.

Por otra parte, un factor importante es la edad pues son las chicas más jóvenes las que se sienten más atraídas por los chicos malos y, en cambio, las más mayores aprecian otro tipo de valores. Además, las mujeres que han tenido más experiencias sexuales y relacionales están a menudo escarmentadas de sus vivencias con los malos y buscan ya de forma consciente otro tipo de hombres.

Rasgos que definen a los chicos malos 

Uno de los rasgos que más define al chico malo es su independencia y seguridad. Les importa poco lo que piensen los demás de ellos y no piensan cambiar por nadie ni por ninguna mujer. Caminan seguros por la vida sin titubear nada.

Los chicos malos se sienten el centro del mundo, y los demás están en segundo plano ante su necesidad de ser felices y de satisfacer todas sus necesidades.

Se preocupan por pocas cosas, no se esfuerzan demasiado por nada y su confianza les lleva siempre a estar relajados y en control de todo lo que les rodea. Es difícil hacerles perder la serenidad aunque no rehuyen una buena pelea si surge la ocasión.

Además, los chicos malos, sin pretenderlo, tienden a ser líderes natos. En cualquier situación de la vida llevan la voz cantante y actúan con decisión. Y ayudan a sus amigos a perder el miedo al entrar a una chica o hacer un examen, por ejemplo.

Son sinceros y  no intentan aparentar lo que no son, no fingen y, si les gusta una chica, no toman rodeos para demostrárselo. No les afectan las negativas, son fuertes emocionalmente aunque bien es cierto que pocas chicas se les resisten y les dicen que no.

Los chicos malos en el cine

El cine es uno de los referentes que más ha hecho por la mística de los chicos malos y por convertirlos en todo un ejemplo para muchos y muchas.

Uno de los ídolos clásicos del cine, James Dean, fue el chico malo más popular, dentro de la pantalla y fuera de ella. En el cine fue el protagonista de todo un homenaje a los chicos malos, la película “Rebelde sin causa”, que le consagró como estrella de cine y le convirtió en el objeto de deseo de miles de chicas de todo el mundo. Fuera de la pantalla también se comportaba como un chico malo hasta el punto de que acabó sus días muy prematuramente, después de haber protagonizado dos películas: murió en un accidente con su coche, que conducía a muy elevada velocidad.

Y otro ídolo mucho más reciente procede de las series de la televisión: Don Draper, el seductor impenitente de la serie Mad Men, interpretado por John Hamm. Este galán las seduce con una calada de su cigarrillo y luego las abandona con tremenda facilidad, eso sí, sin perder en ningún momento su clase, dominio y compostura. Todo un ejemplo para los que quieren ser chicos malos.

Deja un comentario